Las empresas dónde quieren trabajar los millennians

Como dijo ya en la Antigua Grecia ya el filósofo Heráclito, “todo fluye, todo cambia, nada permanece”. Así sucede, por ejemplo, con la forma en la que pensamos y actuamos. Un hecho que hace fluctuar nuestra escala de valores y, por tanto, que exige cada vez más a los empresarios que tratan de vendernos sus productos o servicios.

Eso es, precisamente, lo que ha tratado de conocer la Fundación IE en un trabajo realizado en colaboración con Coca-Cola European Partners (CCEP) con el objetivo “impulsar y mejorar la responsabilidad social de las empresas” para que estas se adecuen a las nuevas necesidades de los millennians.

Más allá de la necesidad de invertir en analítica de datos, estudios sobre cambios en los hábitos y usos de los consumidores o en las nuevas tendencia, una de las cosas que se han dado cuenta a través de este estudio es en que, a la hora de captar talento, los empresarios tienen que empezar a seducir de una manera muy distinta a los futuros trabajadores de sus empresas.

Además de enfrentarse a un nuevo mercado global y cada vez más móvil que hace que los trabajadores tengan cada vez menos reparos en irse a trabajar fuera si sus condiciones mejoran notablemente, el estudio va mucho más allá. Este indica, por ejemplo, que las acciones sociales locales son cada vez más importantes a la hora de escoger un empleo y otro. Y es que, a menudo, estas hacen que estos las vean más “cercanas, creíbles y reales”.

En cuanto a los sueldos, si bien siguen siendo un factor determinante, resulta de lo más llamativo que otros factores como la flexibilidad estén ganando cada vez más terreno al económico. Según se ha detectado, los millennians prefieren ganar un poco menos y contar con horarios que les permiten contar con más tiempo libre. Algo que, a menudo, se consigue comprimiendo las jornadas intensivas a cambio de reducir el parón a mediodía.

De la misma manera también valoran más la posibilidad de enrolarse en empleos en los que, en vez de horas, se trabaja por objetivos – productividad, en los que hay menos jerarquía, se vean desde fuera como más transparentes, haya mejor ambiente de trabajo y sea sencillo cambiar turnos con compañeros o se disfrute de las tardes de los viernes libres a cambio de un mayor esfuerzo otros días.

Las nuevas formas de captar talento de las empresas

Si algo parece claro tras las revelaciones del citado estudio es que la forma en el que las empresas tienen que trabajar para captar talento debe cambiar adaptándose a las nuevas necesidades de los millennials. Como en tantas otras vertientes del mundo empresarial, toca actualizarse y cambiar la forma en la que se venían haciendo las cosas desde hace mucho tiempo.

Si bien muchas empresas nativas digitales se están adaptando a tiempo a todos estos movimientos muchas de las firmas tradicionales parecen resistirse a lo que los expertos califican ya como cambios irreversibles. Coger el tren o perderlo para siempre, ese parece el dilema.

Compártelo:
error0
Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.