Cómo conseguir que los empleados sean más efectivos

Una de las grandes cuestiones que tienen constantemente presentes los empleadores es cómo podrían conseguir que sus empleados fueran más eficientes logrando que, con el paso del tiempo, mejoraran sus niveles de productividad.
Una pregunta a la que distintos expertos han tratado de dar respuesta a través de diferentes métodos de motivación que tienen un elemento en común: Cuidarlos y poner todo lo que está en las manos del empresario para evitar el temido agotamiento mental o “burnout” que no es otra cosa que un alto nivel de estrés que se traspasa de la vida laboral a la personal y viceversa.

Cómo evitar el estrés y la falta de motivación en los trabajadores

Tanto el burnout como la falta de motivación son los principales factores que influyen en un descenso de producción en un equipo de trabajo. De ahí que sea tan importante vigilar la salud del grupo y el caso concreto de cada trabajador a la mínima que seamos conscientes de que alguno de estos asuntos esté afectado a alguno de nuestros trabajadores.

A este respecto no son pocos los informes que hablan de que las emociones positivas tienen una consecuencia directa palpable a corto plazo en las personas, lo que debe servir para poner la pista a los empleadores en su objetivo de mejorar la efectividad de sus equipos.

Y es que aquellos empleados que se sienten bien tratados se sienten, a su vez, ocho veces más comprometidos con su empresa y son 3,5 veces más creativos e innovadores.

Muy importante es también el aspecto de la salud y los hábitos cardiosaludables, ya que estos mismos informes dejan patente que aquellos trabajadores que se cuidan son más productivos y eficientes que aquellos que tienen una vida sedentaria.

En cuanto a las publicaciones más recientes al respecto llama la atención una que tiene como principal objetivo acentuar aquellas actividades que se pueden implementar en la oficina para disminuir el cansancio propio de la jornada laboral y conseguir mejorar la productividad de los trabajadores. Vamos a verlas.

La primera pasa por incluir pequeñas sesiones de unos cinco minutos en los que los trabajadores se levanten de sis sillas, anden y estiren. Lo que está demostrado mejora el rendimiento en el trabajo.

La segunda tiene que ver con la forma de comer. Ofrecer la posibilidad de incorporar planes de nutrición a medida ayuda al cuerpo a funcionar mejor, lo que tiene un impacto en el rendimiento laboral notable.

La tercera, cada vez más implementado en Estados Unidos, está vinculada la realización de yoga en un espacio de la oficina con el objetivo de relajar, conseguir un trabajo físico y mental, disciplinar y que potencia las habilidades de cada persona, en función de sus posibilidades.

La cuarta y última tiene que ver con la implementación de masajes adaptados a las realidades físicas de cada empleado y que sirve no solo para descargar cansancio, sino también para mejorar la actitud, motivar más, reducir tensiones y, en definitiva, potenciar la productividad y aminorar las bajas físicas.

Compártelo:
0
Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.