El Marketing experiencial, en auge

Marketing experiencial

El Marketing sigue reinventándose. A las tradicionales técnicas destinadas a provocar el aumento de las ventas a través del análisis exhaustivo de los consumidores, con campañas destinadas a comunicar cómo un producto o servicio determinado puede satisfacer una necesidad concreta de un cliente, se van sumando cada vez más factores con el fin de potenciar y mejorar la acción planificada.

Es aquí donde aparece el denominado Marketing experiencial cuyo objetivo es el de provocar sensaciones agradables y que perduren en la memoria en el mismo momento de la compra de un producto.

Cada vez es más complejo lograr agregar un valor añadido u ofrecer un precio más competitivo de manera evidente en un mercado sobre saturado de oferta, por lo que generar vínculos emocionales que generen empatía entre los potenciales clientes y una marca determinada se revela como una acción que puede resultar determinante.

Es por eso que este Marketing de experiencias tiene, como último objetivo, que el buen sabor de boca dejado en un cliente suponga una recomendación de este a cuanta más gente mejor, lo que en plena era de la sociedad de la información y la comunicación puede convertirse en un arma de calado.

En el Marketing experiencial encontramos dos posibilidades. La primera, en las promociones y la segunda en los puntos de venta de un producto o servicio.

En el primer caso encontramos muchos ejemplos que tienen su campo de trabajo en internet. Allí, a través de las redes sociales se tratan de generar juegos como yincanas que obligan a los interesados en un premio a salir a la calle a jugar y realizar pruebas o a participar en acciones que están destinadas a convertirse en virales, es decir, que su promoción salte de usuario en usuario gracias a la acción de compartir que estos realizan.

Lo importante aquí no es cuántos clientes, posibles clientes o personas que estaban de paso por ese lugar donde se realiza la acción promocional participen, sino que sus consecuencias, a través de mensajes en las redes sociales o de vídeos editados por los promotores y marcas asociados se conviertan en virales, como ha sucedido en cada vez más ocasiones de un tiempo a esta parte.

En el segundo caso, el de provocar las emociones en el mismo momento de venta, la intención de la acción de Marketing es la de conseguir que, durante el proceso de adquisición de ese producto o servicio, el consumidor viva ese mundo y esas sensaciones que la marca quiere transmitir a través de la preparación de un ambiente en un punto de venta determinado que puede llevar aparejados premios o que en algunos casos incorporan un ‘meet and greet’ con los famosos asociados a esta marca.

En ambos casos, tanto en el acercamiento a la marca a través de una acción de Marketing destinada a la promoción, como en el momento de la compra, se busca reforzar los valores de la marca o empresa que está detrás y provocar un efecto boca a boca, ahora mediante menciones, likes, retweets y mensajes compartidos que, además de esa empatía, supongan una divulgación masiva a través de la red de redes. Se sigue buscando propiciar las ventas, pero también ir más allá en la relación emocional con nuestros potenciales clientes.

Compártelo:
0
Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.