Cómo conseguir que la narrativa de negocios sea lo más efectiva posible

Una de las tareas habituales de toda persona de negocios es la de exponer ideas ante una audiencia. En el mundo del business son muchas las estrategias que se conocen para mejorar los resultados empresariales y, entre estas, una de las más interesantes es la que tiene que ver con la mejora de las técnicas de narrativa de negocios convirtiéndola en lo más eficiente posible.

Con esta no solo debemos buscar causar un impacto en nuestra audiencia, sino establecer conexiones emocionales a través de un enfoque atractivo. Para ello, según los máximos exponentes del arte de la narrativa, debemos tener muy en cuenta estas recomendaciones que exponemos a continuación.

Las 6 recomendaciones a tener en cuenta para hacer que nuestra narrativa sea lo más efectiva posible

:

-Empieza resolviendo el final: En la narrativa de negocios se suele dar la vuelta a la tradicional. No hay mejor forma de conseguir mantener atenta a a la audiencia de inicia a fin que empezar por los resultados. Está demostrado.

-No desviarse del objetivo inicial: Resulta capital no desviarse de lo que queremos contar. Para ello es necesario no alejarse del objetivo, incluso cuando hacemos hincapié en nuestras habilidades en lo que también debe ser una fase inicia de todo discurso empresarial. Tener claro el objetivo que buscamos y no desviarnos de él aumenta la efectividad de nuestro impacto.

-Adapta tu narrativa a tu audiencia: Partamos de una máxima: todos los públicos no son iguales. De ahí que el enfoque deba ser distinto. En función de si hablamos a altos cargos, a cargos rasos, si lo hacemos en un auditorio o una habitación deberemos adaptar la manera en la que hablamos, miramos e interactuamos manejando la comunicación tanto verbal como no verbal.

-Utiliza argumentos sencillos: Suelen repetir los expertos en charlas de negocios que no hay mejor argumento que el que se puede resumir en una frase. Cuanto más simple sea tu planteamiento y el camino para llegar al fin, mucho mejor calará. Eso no quiere decir que debamos evitar entrar en los detalles, sino que estos deben también ser cortitos y al pie para no perder la atención del público.

-Señala el problema desde el segundo uno: Busca el problema, exponlo cuanto antes y haz pensar a la audiencia en cómo resolverlo. Si es en equipo, mejor que mejor. Nada más gratificante que la posibilidad de resolver un problema en grupo y sin necesidad esperar a que el ponente lo haga.

-Sírvete de la regla de tres: Esto quiere decir lo siguiente. Usa tres actos para introducir tu discurso, acude a tres ejemplos para explicar tu argumentación y agrega los tres pasos a seguir para resolver el problema. Con esto debería ser suficiente como enganchar… y marcar con un discurso de negocios a cualquier audiencia.

Si conseguimos que el relato sea fluido, entretenido, dinámico, que involucre a la sala y lo hacemos de una manera llamativa, útil y capaz de ser recordada en el tiempo estaremos en posesión de una narrativa de negocios perfecta para triunfar en cualquier circunstancia.

Compártelo:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.