Cómo comportarse en la cena de empresa de Navidad

Navidad ya está a la vuelta de la esquina y durante esta semana entramos en el calendario reservado para las comidas y cenas de empresa tradicionales de esta época del año.

Si bien para algunos ya son unas cuentas las que se encuentran en su haber, para otros será la primera o, al menos, la primera en su nueva empresa surgiendo las tradicionales preguntas relacionadas con el comportamiento que se espera de ellos conforme la fecha se acerca.

Con el objetivo de ayudar a todos estos vamos a poner en negro sobre blanco algunos de los consejos a seguir para conseguir que la próxima cena de empresa pase de la mejor forma y la puedas disfrutar sin sobresaltos ni consecuencias.

Cómo actuar en una comida de empresa

El primero de ellos pasa por, evidentemente, acudir. Si bien no es obligatorio acudir a ninguno de estos actos “fuera de la empresa” no acudir te convierte en esa suerte de bicho raro que congregará todas las miradas y comentarios sobre ti. Tampoco es buena idea, aunque parezca de sentido común, llevar a la pareja a este tipo de celebraciones.

En cuanto a la etiqueta la principal recomendación es la que dice que mejor pecar de recatado que de pomposo. Lo ideal es ir casual, bien vestido, pero sin llamar la atención. No se trata de una boda ni de una entrega de premios, por lo que hay que saber ubicarse en este tipo de actos distendidos. Lo mejor, claro está, no es no salirse del estilo de cada uno.

En relación a la hora de llegada lo mejor es ser puntual, no llegando ni muy pronto ni muy tarde, así como hacerlo en transporte público para así evitar problemas de estacionamiento como consecuencia de todas las cenas de empresa y poder tomar algo de alcohol durante la cena y la sobremesa. A la hora de irse, es recomendable no esperar al último para volver a casa.

Ya durante la cena trata de juntarte con aquellas personas más afines a ti aprovechando de igual manera para charrar con otros compañeros. Con estos desconocidos trata de ser simpático, pero no te pases de gracioso.

Centrándonos en los temas de conversación hay que seguir las normas habituales de este tipo de actos: Prohibido hablar de política, religión o de temas que puedan concernir a alguno de los presentes. Cada vez que estés a punto de sacar un tema puntilloso recuerda que no sabes nada de sus vidas, sus familias y que podría tocarles de cerca.

Ni que decir que, aunque te guste ese/a compañero/a con la que cruzas miradas, no hay peor lugar para ligar que una cena de empresa, donde además el nivel de exposición ante compañero y jefes es total. Recuerda que tanto a esa persona como al resto tendrás que volver a verlos mañana.

Por último, recordar que es posible que esté haciendo fotos y vídeos que puedan acabar en un montaje para la empresa o, incluso peor, en las redes sociales. No hagas nada de lo que te puedas arrepentir… ni saques a nadie a quien puedes molestar sin su consentimiento.

Compártelo:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.