Cómo pedir un aumento de sueldo con éxito

Con septiembre llega la vuelta a la rutina y, de manera inevitable, la vuelta al trabajo. Después de una época estival cargada de gastos no son pocos los que creen que es el momento perfecto para pedir una revisión de su contrato en busca de una subida de sueldo.

Un momento que muchas veces surge de parte de los propios jefes pero que a menudo recae en la iniciativa de los empleados cuando estos creen que ha llegado el momento de dar un pequeño salto laboral y aumentar su retibución. Un gesto para muchos violento y que, para que no sea peor el remedio que la enfermedad, hay que tener muy ensayado. Vamos pues a ver cómo afrontar una subida salarial.

Lo primero de todo que debemos saber es cuándo es el momento. No lo es ni un día de máximo estrés ni tampoco la máquina del café. El lugar idóneo es un momento de distensión relativa, en el despacho de tu jefe y una vez tengas claro tu mensaje.

Firme, y con un discurso de no más de tres minutos, tienes que ser breve y directo apoyándote en una serie de argumentos que favorezcan tu petición e incluso que la hagan inevitable.

En este sentido es necesario que sepas cómo van las cosas para la empresa. Si la compañía está registrando varios meses de crecimiento y las cosas van viento en popa todo está a tu favor. Algo de lo que, eso sí, debes asegurarte.

Mucho más a tu favor estarán las cosas si, además de tu compañía, se trata de un buen momento para todo el sector. Que a la compañía le estén yendo las cosas igual de bien que a vosotros juega a tu favor. Si estas van mejor que aquella en la que trabajas muéstrales los datos y habla del margen de crecimiento a través de nuevos proyectos que hay por delante y que, de nuevo, juega a tu favor.

Huelga decir que no hace falta hablar con el director general de la empresa para mediar en ese aumento, sino con aquel puesto jerárquico más cercano capaz de intermediar en tu petición. Esos mandos intermedios con voz y voto son los mejores para conseguirlo.

Prepara el discurso para el aumento

Para conseguir el ascenso la vía más rápida es, a menudo, postular para un puesto de mayor responsabilidad. Si es así, apunta claramente a aquel al que quieres acceder y por qué tienes claro que ese es tu lugar después de un tiempo en la empresa. Hazlo humilde, sincero y sin impostura.

En cuanto a la retribución, si te piden números debes conocerlos, de ahí la preparación a la que hacíamos referencia. Demuestra que tus habilidades son las que está demandando actualmente el mercado y que eres un valor para la empresa. Eso sí, con los pies en la tierra y pasarte, ya que probablemente a quien estés hablando conozca a la perfección qué le estás dando a la empresa.

Después de discutir las cantidades, y sabedor de que un aumento importante es muy probable que no llegue o lo haga en muchas menos probabilidades que uno relativamente asumible, evite hablar del tema con sus compañeros, ya que, está demostrado, no ayudará en absoluto.

Compártelo:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.